Skip to content

Por qué mandaron a mi hijo sin la línea de vida?: familia de militar muerto en Medellín

Oficial Muerto en Colombia

Impotencia, rabia y dolor son los sentimientos que tienen los familiares del sargento Mayor, Jesús Mosquera López, uno de los dos suboficiales que  murió durante una revista aérea en el Desfile de Silleteros.

Todavía no entienden por qué la Fuerza Aérea permitió que los dos hombres se colgaran de una cuerda y ondearan la bandera de Colombia desde un helicóptero sin las medidas de seguridad.

En diálogo con este medio, Jesús Lacídes Mosquera,padre del uniformado, le solicitó al ministro de Defensa, Guillermo Botero, una explicación por el absurdo accidente.

Cuestionó que su hijo y su compañero, Sebastián Gamboa, fueran enviados a la acrobacia sin una línea de vida, que los hubiera podido salvar. “Aquí tiene que haber una investigación. Aprovecho para preguntarle al Ministro de Defensa, a la cúpula militar y a los comandantes de la Fuerza Aérea de Rionegro, ¿por qué mandaron a mi hijo solo con la línea de trabajo sin tener la línea de vida? No tenían seguridad,  pese a las tecnologías actuales”, cuestionó.

El padre del sargento Mayor Jesús Mosquera aseguró que la tragedia pudo haberse evitado. Pidió una investigación para determinar quiénes fueron los responsables y evitar que se pierdan más vidas.

“Siento impotencia porque lo que le pasó a mi hijo se pudo evitar, pero sucedió.Mucho dolor, porque me arrancaron una parte muy profunda de mi ser. Y mucha rabia porque no se justifica que en este siglo se mande a una persona a hacer un trabajo en las condiciones en las que se fue mi hijo”, señaló.

Pese al dolor, Jesús Lacídes Mosquera dijo que está muy orgullo de su hijo, quien murió en ejercicio de su debe y rodeado de la bandera Tricolor. “Murió en ejercicio del cumplimiento de un deber, enarbolando la bandera nacional. Me enorgullece enormemente, porque estaba al servicio del país”.

El sargento Mayor Jesús Mosquera tenía 36 años, de los cuales, 18 los dedicó a la Fuerza Aérea. Era casado, tenía un hijo de 10 años y vivía en Rionegro.

La otra víctima mortal fue el técnico Cuarto, Sebastián Gamboa, de Aguas de Dios, Cundinamarca.

Fuente

Sistema Integrado de Información